Correr entre la mierda: palabras sobre la huelga de limpieza en Madrid

Para las Dirty Runners, urbanitas de una forma un tanto sadomasoquista, nuestra pista de atletismo es Madrid, y por ello, hoy toca hablar de algo que los corredores de esta ciudad hemos experimentado directamente durante esta semana por el hecho de correr por sus calles: la huelga indefinida de trabajadores de limpieza y jardinería.

Debido a este conflicto, nuestro escenario habitual se ha visto alterado de forma significativa. Tras una semana de huelga, la basura se empieza a amontar alrededor de contenedores y papeleras llegando a impedir el tránsito por algunas calles o dificultándolo en exceso, pues a determinada velocidad no resulta fácil esquivar las bolsas, tablones o botellas que se encuentran desparramadas por el suelo. Pero tras esta breve introducción, no esperéis que ahora nos pongamos a despotricar contra las trabajadoras en lucha, o a blasfemar sobre los “actos vandálicos”, ni mucho menos, eso se lo dejamos a “periodistas”, políticos y opinadores profesionales, personajes de una miseria moral más que constatada.

Nosotros tan sólo queríamos mostrarles nuestro humilde apoyo desde este blog, porque si nos limitáramos, como hacen otros, a lloriquear porque durante estos días se ha convertido en algo habitual cambiar de acera para esquivar los montones de basura, cuando hay en juego un ERE que mandaría a la infinita cola del paro a más de mil personas y rebajaría en un 40% el ya escueto sueldo de las trabajadoras que permanecieran en plantilla, sería muy mezquino por nuestra parte.

En Dirty Runners, somos currelas, y tenemos claro cuál es nuestro lugar en este mundo. Por ello, nos alegra ver que, por fin, un colectivo decide plantar cara a los abusos, materializados en forma de despidos masivos, recortes en derechos, eliminación de servicios básicos y privatizaciones, que la clase empresarial y política ha llevado a cabo casi con total impunidad en los últimos años. Desde aquí, toda nuestra fuerza, apoyo y cariño a los trabajadores en lucha.

Pero una huelga indefinida es dura, cada día trae consigo una pérdida importante del salario, por eso es importante mostrar nuestra solidaridad, para que tanto el Ayuntamiento como las empresas responsables se vean lo suficientemente presionadas como para echar atrás este brutal plan cuanto antes. Y aunque, evidentemente, las trabajadoras de limpieza y jardinería serán las mayores beneficiadas de una hipotética victoria, los trabajadores de la ciudad de Madrid también sacaremos algún tipo de rédito, pues una victoria de la working class que rompa con la dinámica de derrotas que nos ha hundido en esta situación, les complicará el siguiente tijeretazo.

Para terminar os preguntamos, ¿qué apesta más, el barrio lleno de basura, o más de mil personas en la calle y una bajada sustancial del sueldo al resto de la plantilla? Nosotros lo tenemos claro, y por eso, no nos importa correr estos días entre la mierda, incluso se nos planta una sonrisilla al saltar por encima del enésimo contenedor desparramado.

1384183534_064971_1384198819_album_normal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s