Historias

Sales del supermercado despistado, con la cabeza en otra parte, tratando de volar lejos del mejunje sonoro que conforman el hilo musical, las cajas registradoras y la nube de conversaciones, y de repente, un empujón te trae de vuelta a este mundo, al barrio, a Manoteras, un martes cualquiera por la tarde. Pero el regreso ha sido demasiado brusco por lo que pasan unos segundos en los cuales aún no eres capaz de asimilar qué ha pasado ni porque unas piernas impulsan desquiciadamente el cuerpo responsable del empujón, el de un chaval. Este interrogante queda aclarado cuando el segurata del establecimiento pasa veloz junto a ti con la intención de finiquitar la carrera del chico. Un chico del barrio que ha tenido mala suerte, pues hoy no hay un guardia cincuentañero, quemado por los años de inacción, monotonía e inmutabilidad por cuatro duros malcontados, que a lo sumo lanzaría un par de gritos al aire consciente de su inutilidad pero suficientes para evitar un posterior toque de atención de la central. Hoy no. Hoy hay un treintañero con unas incipientes entradas y el sentido de la responsabilidad de un can. Un, a simple vista, devorador nato de proteínas en polvo. Pero aun así, es mucha calle frente a mucho gimnasio, y el chaval consigue dejarle atrás. Recoges del suelo los coloridos envases y lo vuelves a guardar en la bolsa, mientras le lanzas una sonrisa afilada al segurata que ya se encuentra devuelta. “Te jodes, el chaval te la ha liado”, dicen tus ojos lo que tu boca no se atreve a soltar. Y en ese momento, piensas en todos los corredores que damos vueltas sobre el tartán o sobre el asfalto, como hámsters, como si nos encontráramos en una inmensa jaula, pero jaula al final. Y piensas también en los otros corredores, aquellos que ni llevan zapatillas de running ni la última aplicación de móvil que te informa hasta del más insulso dato de tu carrera, pero para los que cada zancada es una final y, sobre todo, cada zancada es vital para conservar su libertad.

AR

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s